COMPARANDO COLÁGENOS 

El colágeno es muy famoso en el mundo de la cosmetología. Conociendo todas sus propiedades y sobre todo su gran importancia en nuestra salud y un aspecto joven lo podemos encontrar prácticamente en cada producto anti-age.

Desde años en cosmetología se emplea el colágeno de procedencia bovina o de cerdo. Pero la forma de obtenerlo deja muy claro, que el colágeno lo era, cuando el animal vivía. Este tipo de colágeno se obtenía cociendo las pieles y los huesos a temperaturas muy altas. Pero colágeno no es resistente a temperaturas altas, por eso este proceso es totalmente inadecuado. Se desnaturaliza a temperaturas de 30-40 grados, pues no hace falta decir que pasa con él, si está cocido a temperaturas de 95 grados durante horas.

Por eso en muchos cosméticos podemos encontrar no colágeno, sino una gelatina, una materia muerta sin ninguna función biológica. Una situación muy parecida esta también con los suplementos de la dieta. Se puede secar en una forma barata – a temperaturas muy altas y conseguir un hidrolizado, sin ninguna actividad biológica o se puede obtener un colágeno nativo, en un proceso de liofilización, es decir secarlo a temperatura – 40° C en vacio, gracias a la que mantiene todas sus propiedades. Para disfrutar de un colágeno de la mejor calidad, basta solamente leer las etiquetas y comparar la corta lista de los ingredientes – INCI.

 

Volver

Para poder ofrecerte la mejor experiencia de navegación quiero avisarte que utilizo cookies propias y de terceros. Si sigues navegando entiendo que estas de acuerdo. Más info ACEPTAR

Aviso de cookies